La tecnología móvil ha cambiado la forma en que vivimos y trabajamos, en un nivel nunca antes visto. Ahora hacemos todo en nuestros teléfonos inteligentes: nos comunicamos por texto, audio y vídeo en tiempo real. Podemos comprar casi cualquier cosa en línea. Viajamos llamando a Uber, Cabify, Wappa, 99 taxi, Lady Driver, etc. Consumimos y generamos contenido en blogs, Youtube, periódicos, Facebook, Instagram, Netflix, Amazon. Hacemos reservas para restaurantes, cines, eventos y hoteles. En nuestra sociedad actual, la conexión ha dejado de ser una acción y se ha convertido en un estado: estamos conectados y queremos continuar así constantemente.

star en línea se ha convertido en un servicio esencial, al igual que la electricidad o el agua corriente. Y, ahora que se ha convertido en un servicio de primera necesidad, su cliente lo espera y cobra. Asegurarse de que él permanezca en línea se ha convertido en una obligación y una responsabilidad de las empresas, su hotel incluido.

El cliente espera ser sorprendido

La industria hotelera es un claro ejemplo de cuán disruptiva puede ser la tecnología. Los huéspedes tienen más opciones de dónde alojarse y pueden encontrar estas diversas opciones en línea. Ya sea de forma activa, buscando sitios web especializados o pasivamente, a través de anuncios orgánicos o pagados.

Independientemente de cómo se vio afectado, su decisión tiene en cuenta la calidad del servicio prestado, pero vale la pena recordar que el concepto de calidad ha cambiado junto con los hábitos de la sociedad.

La calidad percibida incluye varios factores que van más allá de una cama cómoda. Abarca desde la receptividad y educación de los empleados, la calidad de las instalaciones e incluye elementos tecnológicos, como la facilidad de hacer una reserva, la presencia en línea del hotel, el nivel de innovación en su experiencia (check-in y check-out) sistemas automáticos de bloqueo de la puerta del dormitorio por proximidad del teléfono móvil, centro de control de la habitación a través de la tableta, (solo por mencionar algunos ejemplos), alcanzando la calidad de internet y la señal telefónica. Sí, hoy el huésped ve la calidad de la señal del teléfono móvil como una responsabilidad del hotel, y usted necesita satisfacer esa demanda.

El Wi-Fi solo no es suficiente

La conectividad inalámbrica constante y confiable se ha convertido en un tema central para el negocio. Sin eso, todos sus esfuerzos para ofrecer una experiencia única y garantizar una buena relación y la lealtad de los huéspedes pueden irse al traste.

Un cliente frustrado por la mala conectividad irá a otro hotel y tendrá que lidiar con la pérdida de rentabilidad y el aumento de los costos operativos. Por lo tanto, una red inalámbrica es obligatoria. Para el huésped, esto se traduce en tener Wi-Fi en su habitación y dentro de las instalaciones del edificio. Pero una buena red inalámbrica va más allá del Wi-Fi. Debido a la tendencia de los planes de datos ilimitados de los operadores, es mucho más común usar la red móvil como la principal fuente de conectividad, además de ser la mejor respuesta al aumento exponencial en el consumo y la velocidad de los datos, que en el Wi-Fi tiene limitaciones.

Desde un punto de vista estructural, para que el Wi-Fi satisfaga esta gran demanda, se requiere una red de fibra óptica. La fibra es más fácil de instalar y más barata que otras alternativas de cableado, además de ser accesible y compatible con otras tecnologías inalámbricas, incluidaslas móviles. Algunas soluciones DAS usan fibra para transportar la señal telefónica. Este tipo de solución permite que los hoteles y resorts con tecnologías inteligentes estén preparados para el futuro, permitiendo a sus huéspedes usar sus teléfonos móviles en cualquier momento, incluso para algo tan simple como hacer una llamada.

Al invertir también en la red de señal móvil, ofrecerá a sus clientes una mayor seguridad, una conexión más rápida y continua: ellos no necesitarán iniciar sesión constantemente para tener acceso a la red, además de reducir la carga de consumo de datos, ya que el tráfico generado se dividirá entre los invitados y ya no se centralizará en una fuente.

Invertir en un sistema interior es prepararse para el futuro

La revolución digital ha traído la tecnología a nuestras vidas de una manera totalmente orgánica. Internet de las cosas (IoT), Big Data, inteligencia artificial, aprendizaje automático, computación en la nube, realidad virtual, realidad aumentada… Cosas que hasta poco solo se veían como ciencia ficción se han convertido en realidad y, lo más importante, accesibles. Pero hay una pregunta fundamental para el funcionamiento de estas tecnologías: conectividad. Todas ellas deben estar en línea para trabajar de manera eficiente y en sinergia, que es uno de los grandes problemas que abordará la tecnología 5G. Por lo tanto, no es suficiente invertir simplemente en un sistema de techado interior, es necesario invertir en un sistema preparado para el mañana.

La conectividad del huésped se ha convertido en su responsabilidad

Ya no se permite culpar al operador por la baja calidad de la señal, el huésped ya no acepta esta justificación. Saben que pueden hacer algo al respecto y se lo exigen; de lo contrario, no sólo irán a otro hotel, sino que compartirán su insatisfacción con sus conocidos. Pero hay tecnologías y socios listos para resolver este problema y convertirlo en una ventaja competitiva, dejándolo preparado para el mañana.

¿Quiere conocer a un socio que valora la excelencia y que invierte constantemente en tecnología de punta, valorando la calidad del servicio? Entonces necesita saber QMC Telecom. Visite nuestro sitio web, vea nuestros diferenciales en el modelo DAS.

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado.